¿Qué es la torsión de estómago o gástrica en perros?

torsión de estómago o gástrica en perros

Compartir este post

Tabla de Contenidos

La torsión gástrica o torsión de estómago en perros es una patología en la cual el estómago del perro sufre una rotación que altera su posición anatómica habitual a causa de una distensión anormal, debido a la acumulación de alimentos, líquido y gas.

Esta dilatación del estómago puede provocar una compresión en los órganos torácicos afectando al funcionamiento de los mismos. Además puede provocar que el peludito entre en estado de shock por la falta de circulación sanguínea.

Es un trastorno muy grave que puede causar la muerte de nuestro compañero.

¿Cómo saber si mi perro tiene Torsión Gástrica? Síntomas

Hay varios síntomas que nos pueden dar la voz de alarma, siempre tenemos que prestar especial atención si aparecen:

  • El perro está nervioso, inquieto o angustiado.
  • Bebeo y dolor abdominal.
  • Vómitos no productivos (no expulsa comida)
  • Abdomen dilatado.

Con el paso de las horas, el paciente puede deprimirse y su estado puede empeorar.

Factores de riesgo

No hay una causa aparente para que nuestro peludo sufra una torsión de estómago. Pero si que existen algunos factores de riesgo:

  • Peludos de razas grandes, y más si tienen tórax estrecho y profundo.
  • Perros senior.
  • Los perros que comen de forma rápida y abundante (una sola toma al día).
  • Ingesta de mucha agua después a una comida abundante.

¿Cómo prevenir la torsión de estómago?

La torsión de estómago o gástrica se puede prevenir minimizando los factores de riesgo.

  • Hacer que el perro coma calmadamente, hacer más tomas de comida e incluso comprar un comedero antivoracidad.
  • Controlar la ingesta de agua, sobre todo después de las comidas.

Diagnóstico y tratamiento de la torsión de estómago.

Como ya hemos dicho, la torsión de estómago es una patología muy grave que puede provocar la muerte de nuestros peludos. Por ello, al mínimo síntoma que detectemos en nuestro perro, deberemos llevarlo al veterinario de urgencia.

El tratamiento será una intervención quirúrgica en la que tendrán que recolocar el estómago en su posición natural, y es posible que en la misma intervención tengan que extirpar el bazo porque hay muchas posibilidades de que haya sufrido daños.

¿Quieres ser el primero en recibir nuestras novedades?
Post relacionados