Cómo bañar a un perro y no morir en el intento

Como bañar a un perro

Compartir este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Tabla de Contenidos

¿Cada cuánto hay que bañar a nuestro peludo? ¿Cómo consigo bañarlo? A la hora de bañar a nuestro perro nos pueden surgir mil y una dudas, y es normal, a todos nos ha pasado.

El proceso de la ducha de un perro puede ser fácil y a la vez difícil. Hoy te contamos algunos trucos y consejos que pueden hacer más llevadero esta actividad y no morir en el intento al bañar a tu peludo.

Lo esencial para darle un baño a tu peludo

Antes de empezar con el baño de nuestros perros, hay ciertas cosas necesarias que deberemos tener a mano y aconsejamos tenerlo cerca para agilizar esta actividad. Así también evitaremos que nuestro peludo salga corriendo antes de haber terminado.

  • Para el baño necesitaremos un lugar apropiado al tamaño de nuestro perro, cubeta, bañera…
  • Toalla para secarlo al terminar de bañarlo
  • Cepillo o peine especial para perros
  • Champú específico para el tipo de pelo
  • Esponja o manopla para enjabonar al peludo, también lo puedes hacer con las manos
  • Una pequeña jarra o cubeta para mojarlo, aunque también sirve la alcachofa de la bañera
  • Algodones o tapones específicos para los oídos de los perros.

¿Cómo consigo que mi perro se deje bañar?

Como ya hemos comentado, el bañar a un perro puede ser una tarea fácil y difícil, ¿y por qué decimos esto? Pues sencillo, el proceso más complicado es acostumbrar a nuestro peludo al proceso del baño. Una vez consigamos esto, el perro se bañará tan tranquilamente.

Para conseguir que nuestro perro colabore, lo esencial será transmitirle tranquilidad y que se sienta bien en el baño. Puede ser un proceso de días e incluso semanas, pero hay que convertir el proceso del baño en una actividad divertida. Así pues, empieza primero invitándolo a entrar a la zona donde vayas a bañarlo y dale premios de recompensa. Puedes sentarte en el suelo y acariciarlo mientras lo felicitas por su buen comportamiento. De esta manera, y paulatinamente, hay lo mismo para conseguir que entre en la bañera.

Otro momento crucial es abrir el grifo, así que si al salir el agua ves que sale corriendo, permíteselo y prueba otro día con más recompensas al hacerlo bien. ¡Nunca le riñas!

Recomendaciones previas al baño

Seguramente estas recomendaciones ya las conozcas, pero nunca está de más recordarlas. Y es que no debemos tener atado o con collar a nuestro peludo, esto nos permitirá lavarlo mejor y que él se sienta más tranquilo y relajado.

Antes del baño cepilla bien a tu peludo, este momento lo puedes aprovechar para que se relaje y confirmarle con algún premio, de esta manera mantendrá ese estado de tranquilidad. Además, si necesitas cortarle las uñas, es mejor hacerlo antes del baño, así evitaremos también que nos pueda arañar.

Hay que tener cuidado con la temperatura del agua, así que considera que la temperatura ideal del agua será similar a la que usamos para ducharnos. El agua tiene que estar tibia, ten muy en cuenta ese aspecto.

Y antes de empezar a bañarlo, protege sus oídos con algodones o tapones especiales. No los empujes en exceso, solo lo necesario para que no le caigan mientras lo bañas.

El paso a paso para bañar a un perro

Ahora si, llega el momento del baño. ¿Por dónde empezamos? Pues lo primero y esencial, es llevar ropa cómoda y tener todo lo esencial a mano.

Una vez tenemos a nuestro peludo en la bañera (o en el lugar que hayamos decidido) empezamos a mojarlo por el lomo o las patas, ya que con las partes menos sensibles. Sube poco a poco hasta el cuello, nunca le mojes la cara o las orejas.

Una vez el pelaje esté bien mojado, aplica el champú por todo el cuerpo, insistiendo suavemente en las patas y la cola. Como hemos comentado en el primer apartado, elige un champú adecuado para el tipo de pelo y raza de tu perro, y si tienes dudas, consulta siempre con tu veterinario.

Una vez esté bien enjabonado, enjuágalo las veces que haga falta hasta que no haya restos de champú. Esto es importante, porque dejar champú puede provocar alteraciones en el PH de la piel, rojeces y picores.

Una vez bien limpio, sécalo con una toalla inmediatamente. No debemos dejar el nuestro peludo se quede con el pelo mojado, ya que pueden coger frío, y esto no es nada bueno. Después puedes aprovechar para cepillarlo de nuevo y que su pelaje quede impecable. Puedes probar a secarle el pelo con un secador, siempre que lo hayas preparado previamente y no se asuste con el ruido. Y con cuidado de no acercar demasiado la fuente de calor, ya que puedes provocarle quemaduras en la piel.

Para terminar, límpiale la cara, ojos y oídos con los productos específicos para estas zonas, y tendremos a nuestro peludo listo y bien limpio.

¿Cada cuanto hay que duchar a un perro?

El baño puede ser un proceso para afianzar lazos con tu peludo, y es que si lo preparamos adecuadamente el baño puede ser divertido. Eso si, no decimos que vaya a ser sencillo llegar hasta ahí.

Cada cuanto duchar a un perro es una pregunta un poco complicada, ya que dependerá del tipo de pelo y del tipo de vida de cada peludo. Y es que no es lo mismo un perro que viva en ciudad y uno que viva en campo. El segundo necesitará bañarse más a menudo, eso si, no se recomienda nunca bañar al perro más de una vez al mes.

Podremos alargar los tiempos entre baños si los cepillamos casi a diario. Así podremos eliminar el pelo muerto y mantener el pelaje limpio durante más tiempo.

Esperamos que estos consejos te sean útiles.

¿Quieres ser el primero en recibir nuestras novedades?
Post relacionados