Vacunas para gatos

Vacunas para gatos

Compartir este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Tabla de Contenidos

Aunque no se les ha dado tanta relevancia como a los perros, las vacunas para gatos son igual de importantes. Las enfermedades que pueden contraer son mucho más graves y son más difíciles de diagnosticar. De hecho, algunas de ellas ni siquiera existe tratamiento.

Así que si tienes en mente incorporar a tu familia un gato, consulta a tu veterinario las vacunas que va a necesitar tu pequeño peludito para vivir tranquilamente.

En el post de hoy hablamos un poco de la importancia de las vacunas y cuáles son las necesarias y cuales opcionales. ¡Allá vamos!

¿Los gatos necesitan vacunas?

Las vacunas para gatos son un tratamiento preventivo imprescindible que prepara a su sistema inmunitario para hacer frente a diferentes infecciones.

Como ya sabemos, las vacunas administran de una pequeña parte del virus, bacteria o microorganismo para ayudar a combatir las enfermedades. Estas pequeñas dosis hacen que el organismo produzca los anticuerpos de defensa necesarios para combatir la enfermedad. Así, en caso de contraerla, el cuerpo podrá reaccionar mejor. Las dosis de las vacunas para gatos son completamente seguras, aunque si tienes dudas, acude siempre a tu veterinario y el responderá a todas tus preguntas.

Al igual que en los humanos, el mejor momento para administrar las primeras vacunas son a las semanas del nacimiento. En el caso de los gatos, este proceso se realiza después del destete, cuando el gatito tiene alrededor de 2 meses.

Vacunas para gatos

Tipos de vacunas para gatos

Vacuna trivalente

Esta vacuna garantiza la protección ante tres enfermedades como son la panleucopenia felina, rinotraqueitis y el calcivirus.

Panleucopenia felina: esta enfermedad es similar al parvovirus de los perros. Mortal en más del 80% de los gatitos y en el 40% de gatos adultos, así pues es indispensable administrar esta vacuna para poder combatirla. Produce una disminución de los glóbulos blancos, decaimiento, debilidad, deshidratación, vómitos y diarreas. Además, es muy contagiosa.

Rinotraqueitis y calcivirus: enfermedades respiratorias contagiosa con síntomas de estornudos, mocos y secreciones oculares. Aunque aparentemente parezca inofensiva, esta enfermedad es muy contagiosa y puede causar neumonía o ceguera en el gato.

Leucemia felina

Esta vacuna no es obligatoria pero altamente recomendada para gatos que salen mucho a la calle o que viven en el campo. Se trata de una enfermedad mortal y que no tiene cura. Además es muy contagiosa que afecta al sistema inmune y produce tumores en diferentes órganos.

La rabia

Esta vacuna es obligatoria en varias regiones españolas, así que consúltalo antes con tu veterinario.

La rabia es mortal y se transmite al humano mediante el mordisco. Así pues la vacuna contra la rabia no solo protege a tu gato, sino también a ti como dueño porque se puede transmitir de animales a personas y ser mortal incluso para los humanos. Así que es bastante recomendable vacunar a tu gato contra esta enfermedad.

¿Las vacunas para gatos tienen efectos secundarios? 

Todas las vacunas siempre provocan algunos efectos secundarios, como en los humanos. No obstante estos efectos no suelen durar más de unas pocas horas después de la vacunación. Así que presta un poco más de atención a tu gatito por si necesitases volver al veterinario para un chequeo.

Los efectos secundarios suelen ser:

  • Cansancio o apatía, el gato se muestra más cansado de lo normal y puede que rehúya compañía y busque esconderse y descansar en un lugar tranquilo y alejado.
  • Fiebre, puede que al tocarlo esté más caliente de lo normal. Quizás tu gato tenga unas décimas de fiebre, que en unas horas debería bajar, si esto no sucede te recomendamos llevarlo al veterinario.
  • Falta de apetito, suele estar relacionado con la fiebre y debería pasarse en unas horas.
  • Enrojecimiento o inflamación de la zona de la vacunación. Deberá desaparecer en unos días.
  • Asfixia o problemas respiratorios: es el efecto más raro, pero si notas que a tu gato le cuesta respirar acude inmediatamente a tu veterinario por si fuera un cuadro alérgico grave. También deberás ir si notas que se inflama la zona del hocico.

En conclusión, es altamente recomendable vacunar a tu gato contra ciertas enfermedades ya que muchas puedes provocarle la muerte en el caso de entrar en contacto con ella.

Tu gato vivirá más años y tu vivirás más tranquilo con él.

¿Quieres ser el primero en recibir nuestras novedades?
Post relacionados